Saltar al contenido

Errores que se suelen cometer al redactar ofertas de trabajo

    Los anuncios de trabajo son determinantes para atraer candidatos activos, es decir, personas que están buscando empleo.

    Si nuestras ofertas llaman especialmente la atención a personas con dudosas capacidades para un puesto de trabajo, tenemos un problema.  Es muy probable que nuestros anuncios de trabajo contengan algún error y, en consecuencia, acaban dañando nuestra capacidad de atraer buenos candidatos.

    En el artículo ¿Cómo hacer atractivas tus ofertas de trabajo? te explicamos cómo conseguir atraer a los mejores candidatos con tu oferta de trabajo. Hoy, en cambio, te hablamos de los errores más habituales al redactar ofertas de trabajo ¡Toma nota!

    1) No pedir feedback

    Antes de redactar la oferta, asegúrate de que entiendes todas las implicaciones del trabajo. Para ello solicita información a:
    • Personas que desempeñan tareas similares a las del cargo que quieres ocupar.
    • Personas que recientemente ocuparon el cargo.
    • Empleados que van a tener contacto con la persona que se va a contratar.
    • Personas ajenas a la organización con conocimiento sobre la posición (recruiters, responsables de selección de otras compañías, etc.)

    Todos estos individuos deberían contribuir en cualquier descripción de un puesto de trabajo. Acostumbran a tener información que el redactor de la oferta de empleo desconoce pero que, sin embargo, es necesaria para analizar bien el puesto.

    2) Describir competencias ambiguas

    Los solicitantes de empleo tienen que entender con exactitud qué se precisa de ellos para poder autoseleccionarse convenientemente según la oferta. Así pues, trata de eliminar la ambigüedad en la medida de lo posible.

    En vez de listar solo las competencias que exiges, sé más específico. Muestra cómo se aplica cada competencia en el lugar de trabajo. Por ejemplo, en vez de buscar un candidato «con buenas habilidades de comunicación», explica en qué situaciones el candidato deberá aplicar esa competencia.

    Tanto los aspirantes como la empresa misma se benefician de ofertas de empleo que no dejan lugar a dudas.

    3) Usar expresiones intimidantes y/o negativas

    Frases como “incorporación inmediata” o “se necesita con urgencia” infunden temor en el aspirante. Son totalmente desaconsejables. Denotan que algo ha ido mal y que se está actuando con prisas para remediarlo. Dan la impresión, sea cierta o no, que la primera persona que pase se quedará con el puesto. Esta percepción es descorazonadora, sobre todo para los mejores aspirantes.

    En general, toda expresión con connotaciones negativas resiente tus posibilidades de contratar buenos candidatos. Siempre que puedas es mejor evitarlas.
    Cómo saber que estás trabajando con un buen reclutador

    4) Pedir al candidato una lista interminable de requisitos

    El objetivo aparente de esta práctica es descartar empleados no deseados. Desafortunadamente este planteamiento no ayuda a obtener candidatos excelentes; todo lo contrario.

    Generarles una sensación de desaliento y hacerles sentir poco cualificados — incluso a los que realmente lo están — no es nuestro propósito, ¿verdad? Los resultados son infinitamente mejores si concentramos esfuerzos en seducir al tipo de persona que queremos.

    Una buena solución para exponer nuestros requisitos — sin que eso conlleve perder a buenos candidatos — consiste en diferenciar condiciones obligatorias (must-have) de aquellas que sólo dan una ventaja competitiva al candidato (nice to have).

    5) Describir a tu candidato ideal

    La mayoría de los redactores de ofertas de empleo destacan en exceso las competencias, experiencias y logros académicos que la persona a contratar debería tener. Por desgracia este enfoque no es el más apropiado para contratar al candidato con mejores capacidades. De hecho, no es inusual que una persona con menor experiencia en un puesto de trabajo rinda mejor que una con mucha más experiencia directa.

    Por eso, es mejor focalizar la atención en la capacidad de realizar el trabajo. Convierte “tener” en “hacer”. Los mejores candidatos quieren sentirse desafiados y entender cómo una posición va a impactar en su carrera. Una lista aburrida de requisitos no logra nada de eso.
    Consejos para elegir entre dos buenos perfiles
    Y tú ¿Qué hace atractivas tus ofertas de trabajo? ¿Has cometido alguno de estos errores? ¿Crees que hay algún otro error del que no hayamos hablado aquí?

    ATENCIÓN PERSONALIZADA

    Prueba Gratis

    Como lo lees. Prueba nuestro servicio. Sube tu posición.
    Y si no te sirve, NO PAGAS. Sin letra pequeña.

    NEWSLETTER

    Noticias frescas

    Susbríbete a nuestra News y recibe cada mes
    contenidos exclusivos directamente en tu buzón.

    Abrir chat
    💬 ¿Necesitas ayuda?
    Hola 👋 ¡Encantados de tenerte por aquí! ¿En qué podemos ayudarte?